viernes, 29 de abril de 2016

Ruta Pas dels Bandolers - Barranc del Curt - Cases de Bérnia - Fort - Fonts de l´Algar–Callosa d'en Sarriá - Alicante - España





  Descarga el track de la ruta con sus waypoints


www.OutleTrekking.com
Todo para el Senderismo y la montaña


Ruta Fonts de l´Algar - Embudo Barranc del Curt - Pas dels Bandolers - Barranc del Curt - Cases de Bérnia - Fort de Bernia- Fonts de l´Algar.

Situación ruta: Callosa d´en Sarriá/Callosa de Ensarriá - Alicante - España
Dificultad Técnica: Difícil
Coordenadas punto de inicio: 
38°39'31.0"N 0°05'52.4"W


La ruta esta dividida en cuatro sectores:

El primer sector arranca de las Fonts de l´Algar, antes de cruzar el puente sobre el río Algar, giramos a nuestra izquierda, hay un restaurante, es un camino de aglomerado, que poco a poco va adquiriendo una inclinación importante, discurre entre bancales de árboles frutales, una vez superada la pendiente, el camino se suaviza y empieza poco a poco a descender, hasta llegar a un punto donde nos encontramos con un camino a nuestra derecha, por el cual nos desviamos, este desciende hasta el río, cuando llegamos al lecho fluvial avanzamos unos cuantos metros por él dirección norte, para salir por nuestra derecha por un sendero que va ascendiendo, después de varios zigzags, enfilamos la dirección norte que ya es la definitiva, poco a poco va ensanchando, está muy deteriorado por la erosión del agua, nos movemos por debajo de l´Aspre y del Orenga, con vistas que casi nos transporta a los Pirineos o los Picos de Europa, en el trayecto nos encontraremos con varias masías abandonadas, al pasar una de ellas a nuestra derecha, en una curva, el camino empieza a descender con una pendiente pronunciada, hasta llegar a una masía de dos plantas abandonada, aquí nos desviamos hacia ella por un pequeño camino, antes de llegar a la construcción, vemos un sedero a nuestra izquierda, esta marcado con un mojón, seguimos por este sendero que desciende en dirección norte, esta bien definido, cruzamos el lecho del Barranc del Curt, y giramos dirección este hasta llegar al espectacular embudo, último desnivel importante que salvan las aguas que aporta el Barranc del Curt al río Algar.

El segundo sector empieza aquí en el embudo del Barranc del Curt, desde mi punto de vista el más bello, espectacular y agreste de la ruta, sin quitar mérito al resto, que es impresionante, la inauguración de este sector la hacemos acometiendo la penosa subida por la pedrera, que de frente al barranco se sitúa a nuestra derecha, con una pendiente muy pronunciada, terreno muy duro, llena de derrubio, con piedra casi pulida y húmeda, con todos estos ingredientes uno se puede imaginar que está abonado a hacer patinaje no artístico, y por ende a tener una caída con muy poco glamur, por no decir tonta, la buena noticia es que no hay que llegar hasta el final de la pedrera, hay que ir atentos a las marcas, como referencia podemos fijarnos en un pino enorme que hay en la pared, unos veinte metros más allá encontramos la marca para girar a nuestra izquierda que nos lleva al famoso Pas dels Bandolers, un paso en diagonal ascendente, dirección norte que nos lleva por la pared hacia el otro lado, pasando de la vertiente del río Algar, al Barranc del Curt, que discurre perpendicular a este, el paso aunque no es complicado, tiene su miga, por lo que hay tener mucho cuidado, un pequeño resbalón aquí es mortal, el paso habrá sido usado por las gentes de la zona desde tiempos inmemoriales, ya que ahorraban un montón de una vertiente a otra, debían hacerlo a pie, sin caballerías, ya que hay zonas por las que hay que trepar, por lo que un caballo, mula o asno, no pasaría, a no ser que llevase pies de gato, lo cual dudo, supongo que el nombre puede venir de quien hacia uso de ese paso tan peligroso, haciéndolo solo individuos que tuviesen que jugarse la vida para salvar la suya o escapar de la justicia, dando así el nombre del Pas dels Bandolers, sospecho que el nombre de dicho paso se debe a la época del Romanticismo, muy dada a la inventiva fantástica de ciertos enclaves naturales espectaculares, con una gran fuerza visual y magnética, como es este, continuando con la ruta, el peor punto, aparece indicado por un gran pino, que nace en la pared de la montaña, por su cara interior discurre una corta senda estrecha con un precipicio a nuestra izquierda, después de esto nos topamos con una pequeña trepada sin importancia, para acceder a una grieta en la cual hay que seguir trepando, pero nada aérea, ya que estamos protegidos por ambos lados, superado este punto acaba toda la complicación y nos encontramos ya arriba. El Pas dels Bandolers no es muy largo, pero sí que es bello y espectacular, cuando pasamos al otro lado, nos encontramos con el descenso al Barranc del Curt, estamos situados por encima del embudo, enfrente tenemos la imponente sierra del Ferrer, el barranco es el nexo de unión entre la sierra del Ferrer y sierra Bérnia, la senda de descenso está a nuestra derecha, discurre en diagonal dirección este.
Viendo el paisaje al cual nos aproximamos da la impresión que el paso que acabamos de franquear, es un portal interdimensional, permitiéndonos dar un salto en el espacio-tiempo, viajando al Paleolítico, cuando nuestros ancestros andaban cazando por aquí, seguramente utilizando el embudo del barranco, como trampa mortal, llevando hacia allí, a los grandes animales que no podían cazar con las armas que poseían, dispondrían grandes batidas en grupo, llevando a sus presas hasta allí, para despeñarlos, seguramente otro grupo, estaría abajo esperando, la caída de los animales, para rematarlos y empezar el trabajo de sacar todo lo útil del animal, que era casi todo, por no decir todo, da la impresión que te vas a encontrar con alguno de ellos en los abrigos y cuevas que hay en las paredes colindantes con el barranco, creo que la memoria genética de nuestros antepasados, a pesar de los miles de años transcurridos sigue presente en nosotros, nos aflora cada vez que visitamos lugares así, tan agrestes, con tanta naturaleza, nos retrotrae en el tiempo, casi diría que esa capacidad que ellos tenían para congraciarse y comunicarse con la madre tierra aflora en nosotros.

Después de este viaje fantástico en el tiempo, iremos a la geología del barranco y su formación, esta es debido al drenaje de las aguas de la sierra del Ferrer que está a nuestra izquierda y las de sierra Bérnia que se sitúa a nuestra derecha, es el producto de la divisoria hidrográfica, de ambas vertientes, la inmensa grieta es consecuencia del intenso proceso de disolución kárstica y la fuerte infiltración de la roca caliza. Continuamos el recorrido por el barranco en dirección este, hasta llegar a otra zona impresionante, una gran dolina, esta depresión de formación kárstica se produce por disolución de la roca o por el colapso del techo de una cueva, formando una depresión en el terreno de contornos circulares y el fondo en forma de embudo, justamente por debajo del salto por donde discurre el agua y se filtraba al interior, se puede observar un enorme abrigo, resto de la enorme cavidad que había bajo la bóveda que se hundió, el fondo de la dolina, está llena de grandes bloques y terreno arcilloso, debido a la humedad todo está cubierto de una exuberante vegetación, de un verde sin igual, antes de adentrarnos aquí, debemos coger un sendero que hay por nuestra izquierda, para salvar el desnivel del barranco, hay que ir atentos a las marcas, reseñar que hay un sendero a la derecha, que acomete una subida pronunciada por una pedrera en dirección sur hacia el Orenga, hago hincapié aquí, ojo nuestro camino continua como he dicho por la izquierda, continuamos ascendiendo por el lateral izquierdo del enorme embudo, que poco a poco va salvando este salto espectacular, conforme vamos subiendo vamos teniendo vistas más impresionantes de toda la zona, ya podemos ir abarcando con nuestra vista todo el conjunto de tan inmenso paraje, quien ha leído El Mundo Perdido de Conan Doyle, en su juventud le traerá recuerdos, una vez salvado este punto, finaliza este bello e impresionante sector, franqueamos la puerta de salida del portal mágico.

El tercer sector empieza aquí, y discurre por sendas poco definidas, con marcas de tanto en tanto, andamos sobre un lapiaz de puntas afiladas como cuchillos, fruto de la erosión que genera la disolución kárstica de la roca Caliza, si a esto se le suma que la zona está llena de Palmito, Aliaga, multitud de plantas, matorrales y arbustos, el lapiaz junto con la vegetación hacen casi imposible marcar un sendero definido, seguir el camino es complicado, en este sector hay que estar muy atentos a los mojones y marcas, vamos dejando atrás la sierra del Ferrer, sierra Bérnia la tenemos a nuestra derecha, este sector se hace monótono, sobre todo por lo vivido anteriormente en Barranc del Curt, discurrimos por el sendero hasta llegar a unas casas de donde parte un camino que nos llevara a la carretera de Xaló-Cases de Bérnia, de aquí haciendo un trayecto por asfalto dirección sur llegamos hasta las Cases de Bérnia. Aquí por fin termina este tercer sector monótono y de transición, nos encontramos más o menos a medio camino del recorrido, nos quedan por delante aún unos 9 km.


El cuarto y último sector, empieza en las Cases de Bérnia, acometiendo el famoso y clásico PR de ascenso al Fort, no es una subida dura ni mucho menos, al revés es una subida cómoda y sin desniveles bruscos, aquí hay poco que comentar ya que esta ruta es harta conocida, y no existe ninguna dificultad a la hora de seguir el camino hasta el Fort, huelga decir la espectacularidad del paisaje y las vista, la Cresta del Ferrer y por supuesto de Bérnia, el Orenga, cuando llegamos al collado entre el Orenga y Bérnia, echamos un último vistazo al hueco de la gran depresión del Barranc del Curt, recordando el paraje sin igual, en este punto del collado, cambiamos de dirección para ir hacia el sur, nos encontramos con la bonita vista de L´Aspre, vamos por una impresionante senda ascendente pero muy suave casi imperceptible, que nos lleva a la cara sur, donde se encuentra el Fort, como dije al comienzo de la ruta, discurrimos por parajes que bien podrían ser de los Pirineos o los Picos de Europa, conforme vamos acercándonos a la vertiente sur, el sendero va adquiriendo mayor inclinación, hasta superar el collado que divide las vertientes, unos cien metros más allá de ese punto nos encontramos con el Fort, las vistas son únicas.

Sobre la historia y el porque del Fort, en un pequeño apunte decir que se construyo en la época de Felipe II, para el control y la defensa de la costa de los ataques de los moros Berberiscos, el arquitecto del proyecto fue el Italiano Giovanni Battista Antonelli, por cierto también lo fue del pantano de Tibi. La fortificación es un claro ejemplo de la arquitectura militar del Renacimiento, después de su construcción no tubo una utilidad útil de muchos años, ya que se dieron cuenta que el abastecimiento y mantenimiento de la fortaleza era muy costoso y poco practico por el lugar en el que se encontraba, con lo que decidieron derruirlo para que no fuese aprovechado por malhechores y maleantes, como veis no hay nada nuevo bajo el sol, ineptos y despilfarro inútiles a costa del pueblo, los han habido siempre.
Desde el Fort cogemos el PR que va a las Fonts de L´Algar.
 Algo de historia sobre los caminos y senderos de esta zona montañosa de Alicante, este PR era una de las subidas tradicionales, se podía coger por Altea o Callosa, para acceder al Fort o como atajo para pasar de una vertiente a otra, ya que el Barranc del Salt un corte a cuchillo de 300 metros, conocido como el desfiladero del Mascarat, separaba y separa Bérnia del Morro de Toix, en su cara este, impidiendo el tránsito más pegados a la costa. De ahí que ese límite físico también lo fuese jurídico, siendo sierra Bérnia el límite entre las comarcas de La Marina Baixa y Alta. Ese accidente geográfico que impedía el tránsito bordeando la costa, hizo que este se dirigiese hacia el interior, creando las vías de comunicación por el Coll de Rates o bien por vía marítima, desde antes de los romanos esta fue la entrada y salida de estas zona montañosa de la provincia de Alicante, hasta el siglo pasado no se pudo salvar este accidente geográfico, se consiguió cuando se abrió la línea férrea entre Villajoyosa y Denia, la carretera nacional y posteriormente la autopista, pero durante siglos e incluso miles de años, incapaces de salvar ese accidente geográfico, las vías de comunicaciones fueron esas.
Los romanos mejoraron las vías de comunicación, con la famosa autopista de la antigüedad, la Vía Augusta, que comunicaba todos los territorios del imperio entre ellos y con Roma, de ahí la famosa frase "Todos los caminos llevan a Roma", un ramal de esta vía, que partía de Albalat de la Ribera, provincia de Valencia, llamada la Vía Dianium bordeaba la costa, iba hasta el municipium de Dianium (Denia), de aquí se introducía en la actual Marina Baixa por ese camino interior del Coll de Rates bajando hasta Altea, para recorrer toda la costa, pasando por Benidorm, hasta el importante municipum de Allon (Villajoyosa), seguir por Campello hasta el municipum de Lucentum (Alicante) y de aquí al municipum de Lici (Elche), estos cuatro municipium eran las únicas cuatro ciudades de la actual provincia de Alicante que tenían esa categoría, un municipium era la segunda clase más alta para una ciudad romana, y tenía un estatus inferior a la colonia romana.
En Lici esta Vía se unía otra vez con la Vía Augusta. Muchas poblaciones actuales, tienen su origen y su razón de ser, como zonas de reposo y abastecimiento de esas Vías, la toponimia de muchas poblaciones a lo largo de la península, nos va marcando los puntos por donde dichas Vías discurrían y por cierto discurren, hoy en día, dos mil años después se sigue transitando por encima de ella. La orografía en general de nuestro país, es abrupta en muchos lugares, tanto que las comunicaciones eran pésimas o inexistentes, orografía que por cierto marco nuestro carácter y forma de ser. 
Todo eso nos da una idea del valor incalculable de estos caminos y senderos que costaron sangre, sudor y lágrimas, para poder comunicar unas zonas con otras. Hoy en día nosotros los utilizamos de manera ociosa, para divertimento y no somos conscientes realmente de su verdadera magnitud, la facilidad que tenemos para acceder a los lugares, las comunicaciones de cualquier tipo, el acceso a alimentos, mercaderías y materiales, nos da una perspectiva diferente de las cosas, sin embargo eso no fue siempre así, esos caminos y senderos fueron de vital importancia durante siglos para la supervivencia de personas y poblaciones enteras, viendo la importancia que tuvieron en el pasado y el porque de su existencia, uno se pregunta si realmente le damos el valor que tienen. Por eso tenemos el deber de ser respetuosos y cuidar estos antiguos senderos, caminos, monumentos, edificaciones y por supuesto el entorno natural, extraordinario y único, que poseemos, es nuestra historia, memoria y nuestro legado heredado de cientos de generaciones anteriores, que tenemos que preservar, incluso mejorar para transmitirlo a futuras generaciones. Este comentario viene dado por lo observado en mis salidas a la montaña durante años y la transformación que ha sufrido esta, al impacto urbanístico salvaje que se ha llevado acabo impunemente en espacios únicos de gran belleza, hay que sumarle la masificación y el enorme tránsito de personas que existe actualmente en la montaña, siendo ya claramente la montaña y los entornos naturales un medio para entablar relaciones sociales, esta masificación y falta de respeto de algunos individuos al medio, hace que muchas zonas se estén deteriorando a pasos agigantados, no solo por la basura y suciedad que la hay, si no, porque donde antes solo había un sendero ahora hay doscientos, con el impacto ecológico de pérdida de flora y fauna que esto conlleva. 
Evidentemente todo el mundo no es igual, afortunadamente también hay muchas más personas que antes, concienciadas y comprometidas, que respetan y cuidan el medio ambiente.

Después de esta pequeña perorata o reflexión, continuemos con la ruta, el PR discurre perdiendo altura en dirección hacia las Fonts de L´Algar, a veces en zigzag y otras más tendido, pasando por la  dolina llamada Bancal Roig, una dolina tipo platillo, con el típico fondo de arcilla denominada terra rossa o tierra roja, esto es debido al proceso químico de disolución de la Caliza, quedando libre la arcilla, la cual es deposita en las zonas bajas del relieve formando cubetas con tierras rojas, este color es debido a las grandes cantidades de hierro que contiene, un poco más allá encontramos las ruinas de unos antiguos corrales y viviendas donde vivían los pastores, unos metros más adelante nos encontramos con una pequeña encrucijada, un poste del PR nos indica la dirección a seguir, aquí cambiamos el sentido y bajamos hacia el sur, por lo que se acentúa el desnivel, bajando en zigzag, vamos girando poco a poco hacia el oeste, encarando las Fonts de L´Algar, que ya tenemos a la vista, hasta que el sendero acaba en un camino y este a su vez en una pista de aglomerado que discurre entre invernaderos descendiendo poco a poco hasta llegar a la Fonts de L´Algar principio y fin de nuestra ruta. Ruta espectacular llena de historia y naturaleza, con rincones impresionantes de gran belleza, naturaleza en estado puro, zonas agrestes, incluso mágicas como toda la zona del Pas dels Bandolers hasta la gran dolina del Barranc del Curt. Como siempre digo, ruta para ensanchar el alma y fundir la cámara fotográfica y las botas.

1 comentario :